Recibí el llamado del Señor a los 19 años de edad, siendo aún muy joven, sentía la pasión de ganar al mundo para Jesús, me emocionaba el pensar que mi vida podría ser un instrumento útil en las manos del Señor. Así que junto con mi esposa Adriana, decidimos prepararnos para servir en el ministerio, yo  no sabía si mi llamado era específicamente pastorial, lo único que sí tenía era la seguridad de que había escuchado la voz de Dios profundamente en mi corazón diciéndome: “Ven y sígueme”.

Estando aún en el tercer año del seminario (nos faltaba 1 año para graduarnos), comenzamos como líderes de un grupo casero (célula) con apenas 6 personas, ese grupo en 1 año creció a 30 personas y decidimos, bajo la supervisión de nuestros pastores, iniciar servicios en un local que se rentaba cerca de una avenida principal en los suburbios de Buenos Aires, en nuestra natal Argentina. Allí el Señor nos bendijo y aquel grupo de 30 hermanos en un lapso de 5 años se convirtió en una iglesia pujante de alrededor de 200 personas. Estábamos haciendo planes para extendernos a otras ciudades, cuando en una conferencia de misiones que se realizó en nuestra congregación recibí confirmación de algo que el Espíritu Santo estaba sembrando en mi corazón desde más de 2 años: el ministerio no sería solamente para nuestro país, Dios nos estaba llamando a las naciones.  Aquella vez recibí una palabra profética específica de que en un año Dios abriría puertas y sería enviado a ministrar a las naciones. Recuerdo haberle dicho al Señor en ese momento: “No tengo contactos como para ir al exterior, ¿cómo lo vas a hacer Señor? ¿Y el financiamiento? Quedé perplejo, pero tomé del Espíritu aquella palabra y sentí una inmensa paz interior, sabía en lo profundo que Dios “se traía algo entre manos”.

Al año, se cumplió aquella palabra, surgió la posibilidad de viajar a Estados Unidos y si cumplía los requisitos, ser director del ministerio hispano de una iglesia Americana de las Asambleas de Dios en Covina, California. Sentimos la dirección de Dios en todo momento y aceptamos el desafío de residir y ministrar en medio del ambiente multicultural de Los Ángeles. Dios nos sorprendió, el ministerio en español que comenzamos en aquella iglesia creció en 4 años de arduo trabajo de un promedio de 40 personas a 450, algo extraordinario, ¡Gloria a Dios!

A fines del 2005, Dios me habla nuevamente dándome una vision clara para el pueblo hispano aquí en los Estados Unidos, me hizo ver las diversas necesidades de la familia latina y allí nace en mi corazón “Visión de Fe Internacional” y junto con la vision, un nuevo tiempo. Renuncié a mi posición como pastor del ministerio hispano con los beneficios económicos y ministeriales que ello significaba, para seguir un “sueño de Dios” y ese sueño se hizo realidad. Es hermoso cuando podemos sacrificar las comodidades en “el altar de los sueños de Dios” para vivir la seguridad de la fe que es el combustible necesario para que toda vision se desarrolle. Al honrar al Dios de la vision El honró mi fe, de allí el nombre de nuestra iglesia.

En mayo del 2006 comenzamos nuestros servicios en el cine Edwards de West Covina rentando un auditorio con capacidad para 250 personas, al mes tuvimos que rentar 2 salas más en aquel cine para el ministerio de niños y guardería. Al año rentamos una sala más grande con capacidad para 350 personas más dos adicionales para jóvenes y niños.

En el año 2007 comenzamos nuestro programa de TV “Visión de Fe con el pastor Oscar LaSalle” por la cadena Cristiana Almavision Hispanic Network cosechando una nutrida audiencia. En octubre del mismo año el Señor nos proveyó un edificio; una escuela Cristiana, la cual adecuamos para las actividades de la iglesia. En el 2008 celebramos nuestro primer año en la TV con una cruzada en el Convention Center de Los Angeles y cientos de personas acudieron a la cita llenando la capacidad de ese auditorio.

En la actualidad cerca de 600 personas concurren regularmente a nuestros servicios entre ellos el servicio bilingue que celebramos el domingo por la mañana a las 9 am seguido por el de español a las 11:30 am.

Hoy en día Visión de Fe Internacional sigue ampliándose al incorporar (FIET University) para la preparación ministerial teológica, apertura y afiliación de diversas obras en el exterior.